Protección de datos, debate social y personal

Anteayer escuchaba en RNE una entrevista a Director de la Agencia Española de Protección de Datos, Artemi Rallo Lombarte. En esa entrevista se intentaba esbozar la incipiente preocupación de la población española por sus datos personales, y como la gente era consciente cada vez más del derecho de salvaguarda de su intimidad.

Cual fue mi sorpresa, cuando hete aquí, lo más destacable por el Director Artemi eran los recursos por apostasía, de forman que se eliminasen los datos personales de las partidas de bautismo. O sea, centremos una vez más la razón de ser más importante de las administraciones y/o agencias públicas y gobierno en general, en la causa antireligiosa, areligiosa, ateismo, laicismo, laicidad o como queramos llamarlo. A mi entender se trata de una forma más del uso del poder actual para mitigar o desprestigiar aquello con lo que no está cómodo.

Está claro que desde aquel momento, toda la entrevista se convirtió en una interpretación política. Y es que a continuación se apostaba por la ilegalidad del registro de abortos y la conformidad del registro público de pederastas y maltratadores.

No estoy diciendo yo que esté a favor de uno o en contra de otro, pero que se afirme esto sin ningún tipo de condición ni entredicho, en la radio pública y por el más alto cargo de esta institución, me parece que se sale del papel funcionario para entrar en el ámbito de las apreciaciones de carácter partidista.

Por cierto, a cuento de la reunión de ayer del rey de Arabia por el diálogo entre religiones y la tolerancia, se ha hablado de que en ese pais islámico en concreto la apostasía tiene pena de muerte.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

La “veintidós” edición de los Goya

Lengua pinchadaSe han celebrado los Goya (felicidades Alfredo Landa), se han repartido esos premios, ha habido sorpresas y premio revelación… pero no es de nada de esto de lo que quiero hablar en este post.

La radio y televisión, los locutores de radio, los autores de obras… todos recomiendan la lectura, la cultura, el conocimiento. Pocos de ellos son los que recuerdan sus clases de primaria, cuando les enseñaron los ordinales, porque hay que ver lo feo que queda decir eso de la veintidos edición, con lo elegante que suena decir la vigésima segunda edición.

Décima, vigésima, trigésima, cuadragésimo, quincuagésimo… ni uno les suena a esos que se dedican al uso decoroso de la palabra. Lo que es ya el colmo es utilizar la denominación de los quebrados para denotar orden; ejemplo ‘la veintidosava edición’. La expresión casi exhala ingenuidad.

asi q sxo q s studin tods pront la leccion d su infancia.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)