Democracia, poder y corrupción

Que el sistema democrático tiene ventajas y desventajas, creo que es algo de sobra asumido por toda la sociedad. No obstante la democracia es el único sistema de organización política que puede de alguna forma garantizar la libertad individual y, en consecuencia, libertad ideológica y económica. De esa forma se supone que la democracia es lo más respetuoso con la vida individual

No obstante, los sabidos límites teóricos de la democracia son en la práctica bastante mayores, y así las pretendidas libertadas tampoco son alcanzadas como debiesen.

La democracia se basa en la decisión de la mayoría y el consenso, y para que el poder ejecutivo sea eficaz, ha de dar poder a unos cuantos y no es todo el pueblo soberano el que tiene en su mano el privilegio de decidir en cualquier momento cualquier asunto. Es decir, tras cualquier elección son unos pocos  los que deciden en representación del pueblo.

La distorsión comienza cuando esos pocos representantes, comienzan a ejercer poder de forma arbitraria, y consideran su representación como una delegación de poder para hacer con él lo que ellos mismos quieran, pues consideran que una vez obtenido el poder deben usarlo como quieran en pro de un “sistema de bienestar”. Luego, de ahí a cualquier tipo de corrupción es muy fácil pasar.

Como he dicho antes, las libertades individuales se ven minoradas con la escusa de las libertades colectivas, o las libertades de la mayoría que decide. Igualmente, los privilegios o derechos individuales también pasan a un segundo plano cuando dominan los de la mayoría, y hoy asistimos a numerosísimos ejemplos de ello, casos en que el poder legislativo se usa para imponer y homogeneizar, o para ejercer una discriminación positiva -con la consiguiente discriminación negativa al resto- y pasando a convertirse el poder judicial en un instrumento, en lugar de una garantía de libertad, que es lo que debiera ser. Prueba de ello es que la justicia pocas veces suele funcionar de oficio contra asuntos de envergadura contra quienes son legisladores, o contra el sistema, o contra un gobierno que un determinado momento no legisla una libertad para la mayoría.

A grandes rasgos, estas son algunas de las disfunciones de la democracia, y con ella irán de la mano mientras la sociedad respire afán de poder y la democracia sea la legítima forma de conseguirlo, mantenerlo y perdurar en él.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)